Lo más relevante de la actualidad informativa.
 
Facebook Twitter Google Plus
El PAÍS
El PAÍS Elecciones Generales 2019 El PAÍS

Y, de pronto, un CIS en el jardín

¡Hola! Esta es la primera de 16 newsletters electorales que enviaremos con las novedades en la campaña del 26M en la Comunidad de Madrid y en la batalla por el Ayuntamiento de la capital, con textos del redactor jefe de EL PAÍS Madrid, Luis Gómez.

El CIS inauguró la campaña horas antes de la pegada de carteles, evento nocturno e incómodo que se ha quedado en una tradición antigua, rutinaria y anecdótica, pues sabido es que tiene más efecto un meme que un folleto. Y el CIS dijo que la alcaldía de Madrid es para Carmena y la Comunidad para Gabilondo, que la izquierda dividida multiplica y la derecha descentrada no acaba de sumar. Sin paliativos. La izquierda reaccionó con prudencia y la derecha tardó en hablar: en su memoria colectiva estaban todos esos calificativos gastronómicos que Casado tributó al CIS de las generales (“cistitis”, llegó a decir) para terminar en una especie de indigestión el 28-A que le ha obligado a retirarse hacia el centro. Como el CIS de entonces fue la encuesta que más se acercó al resultado final, nadie se atreve a ridiculizarlo ahora.

El CIS interrumpió las horas previas al arranque de la campaña. Fue inoportuno, sobre todo para Ciudadanos, que abundaba en propuestas para arreglar Madrid y lo que fuera necesario: 24 horas de metro los fines de semana, guarderías en hospitales para médicos y pacientes, un eje Recoletos-Atocha como Dios manda. Desde finales de abril, se advierte una sonrisa en los labios de Villacís, cada vez más maternal, y de Aguado, cada vez más institucional, mientras Garrido da una conferencia tras otra sobre su teoría del centro geométrico. Ellos mismos se han puesto el cartel de favoritos en la singular batalla de la derecha. “Se me abren las carnes de pensar que Errejón puede ser vicepresidente”, dijo Aguado por aportar algún grado de agresividad. Se advierte cómo al PP (que prometió rebajas fiscales en el IRPF para promover la fecundación, es decir, la natalidad) y a Vox se les trata como partidos colaboradores, es decir, subalternos. Pero llegó el CIS y se hizo el silencio, ese que solo escucha Rivera.

La izquierda tuvo una jornada más discreta. No hubo promesas especialmente relevantes, pero sí una operación que tiene más calado del que parece: un cambio en la ordenanza del taxi que favorece claramente al colectivo de los taxistas y perjudica, sin lugar a dudas, los intereses de los VTC. Tanto es así, que en el colectivo agraciado se da por sentado que todos votarán en bloque por Carmena. Y cuando dicen todos, especifican que se incluye no solo a los conductores sino también a familiares en primer grado y amigos. Difícil es calcular el efecto demoscópico de estas medidas de última hora (¿habrán preguntado a taxistas en el último CIS?) Ellos hablan de 15.700 familias. Falta por conocer su exacta dimensión y la valorar el número de amigos.

El PP, frente al abismo

Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida, en el mitin de apertura de campaña celebrado ayer en el Templo de Debod. / DAVID G. FOLGUEIRAS

La formación de Díaz Ayuso abre la campaña con el riesgo de perder el poder por primera vez desde 1995 | El PSOE ganaría el 26-M, según el CIS | Cs no lograría el sorpasso

El PP perdería el Gobierno tras 25 años

La predicción del CIS para la Comunidad

Las encuestas se hicieron antes de las elecciones generales

La predicción del CIS para el Ayuntamiento de Madrid

Descubre en qué zona viven y otras curiosidades sobre los aspirantes a la alcaldía

Test: ¿Qué candidato al Ayuntamiento elige El Brillante como su restaurante favorito?

Lanzamos un podcast y un canal de Telegram sobre la campaña para facilitar el seguimiento de la información sobre las municipales y autonómicas

Gracias por leernos